Study Guides (248,531)
Canada (121,614)
APSC 1113 (1)
1 (0)
Final

APSC 1113 Final: enfermedades del S.R

31 Pages
0 Views
Unlock Document

Department
Applied Science
Course
APSC 1113
Professor
1
Semester
Spring

Description
ENFERMEDADES DEL SISTEMA RESPIRATORIO ENFISEMA PULMONAR. Causas. En las causas que dan origen a esta enfermedad entran en juego varios determinantes: Factores predisponentes: representados por múltiples estados patológicos sufridos con anterioridad por el enfermo. Estas dolencias terminan por comprometer la elasticidad del tejido pulmonar que forma las paredes de los alvéolos, favoreciendo con ello la distensión de las mismas por efecto de los factores determinantes. Factores determinantes: son todas aquellas causas que, provocando un aumento de la presión aérea en el interior de los alvéolos FARINGITIS CRÓNICA. Prevención y cuidado El término faringitis crónica se utiliza para agrupar una serie de procesos inflamatorios y/o irritativos crónicos de la mucosa faringea. A continuación se detallan los aspectos más importantes de esta enfermedad: I.Patogenia. En muchos casos existe una predisposición constitucional sobre la que intervienen una serie de factores externos lesivos de carácter crónico, tales como: Agentes químicos y/o físicos: Polvo, agentes químicos cauterizantes, el calor (por ej. en el puesto de trabajo), variaciones bruscas e importantes de temperatura, trabajo en ambientes con corrientes de aire o con humos (carniceros, cocineros), trabajo en ambientes con aire acondicionado seco y poco húmedo, tabaco, alcohol y abuso de vasoconstrictores nasales.Enfermedades, tanto de las vias respiratorias altas (ej. sinusitis crónica, hipertrofia de la amígdala), como enfermedades generales orgánicas (corazón, riñón, diabetes, insuficiencia pulmonar, enfermedades bronquiales crónicas) Alteraciones endocrinas: climaterio, hipotiroidismo, avitaminosis A Abuso y mal uso de la voz (maestros, vendedores ambulantes, conferenciantes y cantantes). Alergia de la mucosa faríngea. II.Clínica.De acuerdo con la sintomatología clínica puede distinguirse diversos tipos de faringitis crónica: 1) Faringitis crónica simple: Existe sensación de cuerpo extraño, carraspeo, tos irritativa, y sensación de sequedad o de secreciones adherentes a la faringe. También Molestias cervicales y al deglutir intermitentes y de intensidad variable. No existe ninguna sensación de enfermedad, y no hay fiebre. 2) Faringitis crónica hiperplásica (granulosa). La mucosa de la pared posterior de la faringe está engrosada, granulosa, y tiene colaración rojiza. Existe una secreción de exudado abundante, denso e incoloro. Casi siempre existe una sensación molesta de cuerpo extraño en la faringe, que hace necesario deglutir y carraspear. Facilidad para las nauseas e incluso los vómitos. 3) Faringitis crónica seca (atrófica). La pared posterior de la faringe está seca, brillante, y a menudo con algunas costras de exudado desecado. Este tipo está relacionado con las variaciones climáticas o los cambios de temperatura (mejora de las molestias en la orilla del mar y aumento de ellas con el aire seco y caliente). Los adultos y los ancianos son los afectados con más frecuencia. El paciente tiene continuamente la necesidad de realizar maniobras para eliminar los exudados adherentes. Por las noches puede existir dificultad respiratoria con alteraciones del sueño e incluso sensación de ahogo. Como consecuencia del carraspeo constante, pueden producirse pequeñas hemorragias en la mucosa. III.Diagnostico. El diagnóstico se basa en la exploración local, al hallar los sígnos y síntomas típicos. En general la evolución de la enfermedad es intermitente y de varios años. Debe distinguirse claramente de las amigdalitis y sinusitis crónicas, de las faringitis específicas (ej. tuberculosis) y del Síndrome de Sjögren. También de la llamada faringitis uulceromembranosa, cuadro que afecta casi exclusivamente a mujeres (40- 70 años), cuya causa fundamental parece la carencia de hierro. IV.Tratamiento. Incluye actuaciones a dos niveles: Etiológico (dirigido contra el factor causante de la enfermedad): consiste en la búsqueda y eliminación de todos los posibles factores causales próximos o lejanos: ej. supresión del tabaco y del alcohol, cambio de las condiciones de trabajo, y en caso necesario, cambio de profesión, de clima o de residencia (aunque reconocemos que a veces esto es difícil). Sintomatológico (dirigido a resolver o aliviar los síntomas): humidificación de la mucosa faringea con inhalaciones, tratamiento antiinflamatorio local (ej. infusiones de manzanilla o de salvia, cremas de corticoides). En las alteraciones de la secreción se emplean, cuando la mucosa está seca, soluciones salinas o preparados oleosos, con el fin de crear una película protectora sobre la mucosa. En caso de que el moco y los exudados sean espesos, puede utilizarse mucolíticos. BRONQUITIS CRÓNICA. Causas. No existen microbios patógenos propios de la enfermedad. Las causas desencadenantes de la bronquitis crónica son varias y diversas: - Infecciones rinofaríngeas. Son ataques repetidos de infección que se acompañan de pus, el cual desciende hasta la mucosa bronquial provocando su inflamación. - La fibrosis pulmonar, que favorece la retención de secreciones en los bronquios y, por tanto, su infección; aparece, sobre todo, en la tuberculosis pulmonar fibrosa. Bronquitis de los asmáticos. Se produce por la complicación de un asma bronquial que, después de muchos años de evolución, con frecuentes ataques de bronquitis aguda, acaba por degenerar en una inflamación crónica de los bronquios. El abuso del alcohol y del tabaco en bastantes casos, o bien un estado general deficiente desde la infancia, son factores predisponentes a la aparición de una bronquitis crónica. Síntomas. No existen signos generales definidos que afecten al enfermo. Suele faltar la fiebre y la disnea sólo se manifiesta en los estados avanzados y graves de esta dolencia. Se presenta una tos continua que produce una expectoración abundante, que, con los años, acaba adquiriendo un olor fétido. Los ataques de tos son más frecuentes por la mañana al levantarse y por la noche al acostarse. BRONQUIOLITIS CONCEPTO Infección vírica aguda del tracto respiratorio inferior que afecta a lactantes y niños pequeños. Se caracteriza por dificultad para respirar, sibilancias audibles y ruidos crepitantes. INCIDENCIA Suele aparecer en epidemias, principalmente en niños. CAUSAS Virus sincitial respiratorio y virus parainfluenza 3, los más frecuentes. El contagio se lleva a cabo por contacto directo; el virus se encuentra en las microgotas del aliento y se contagia fácilmente al estornudar o toser. Un enfermo puede diseminar el virus durante 3 a 8 días, y el periodo de incubación varía de 2 a 8 días. Los niños más propensos y más graves son los prematuros, los que presentan una enfermedad del corazón o alguna inmunodeficiencia. SINTOMAS La bronquiolitis se reconoce porque después de presentar síntomas catarrales y algo de fiebre, el niño empieza a tener dificultad para respirar o respiración agitada, sibilancias audibles y ruidos crepitantes, y la tos se vuelve persistente e intensa. Puede haber retracción de las costillas y postración. DIAGNOSTICO Es de sospecha clínica, más aislamiento del virus o serologías específicas. Diagnóstico diferencial con el asma, el reflujo gastroesofágico con aspiración del contenido gástrico, y la aspiración de un cuerpo extraño. TRATAMIENTO No hay un tratamiento muy eficaz para esta enfermedad. El uso de corticoides está discutido, y los antibióticos sólo se emplean en caso de infección bacteriana secundaria. Se usan medicamentos para bajar la fiebre, para mejorar la ventilación pulmonar y, en los casos graves que necesitan ser hospitalizados, se emplea un medicamento antiviral llamado ribavirina en aerosol. Actualmente, se dispone de una inmunoglobulina específica contra el virus sincitial respiratorio que se aplica, de manera preventiva, a los niños con alto riesgo de presentar la enfermedad grave, con lo que se ha visto que disminuye la gravedad de la enfermedad y los días de hospitalización se reducen. El palivizumab -a base de anticuerpos monoclonales humanizados, específicos contra el virus sincicial respiratorio- puede prevenir la aparición de bronquiolitis en pacientes de alto riesgo. Por lo general, la enfermedad puede durar entre 7 y 12 días. Las recurrencias son muy frecuentes. CÁNCER BRONCOPULMONAR. Causas. Se sabe que existen condiciones predisponentes que favorecen su aparición como son ambientes en los que existe una alta concentración de radiactividad o de cobalto. Por otra parte, el cáncer de pulmón es más frecuente en las personas fumadoras que en las que no son adictas al tabaco. Síntomas: Uno de los síntomas principales es la aparición de una tos muy seca, que se presenta de una manera precoz en casi la totalidad de los casos. Se presentan también dolores en el tórax, generalmente de carácter sordo, continuo y gravitativo (sensación de pesadez en el pecho). Al principio las expectoraciones son escasas, para pasar más adelante a ser abundantes al tiempo que adquieren un color frambuesa debido a la mezcla de moco bronquial con sangre; en la fase más avanzada, se presenta hemoptisis (esputos de sangre) y una disnea muy acentuada. La fiebre suele ser muy baja o no presentarse. El enfermo sufre un estado de adelgazamiento y anemia progresivos que acaban en un depauperamiento general característico de los procesos cancerosos. CIANOSIS. Causas. La cianosis es, de hecho, un síntoma de diversas patologías y tiene como causa única la falta de oxígeno en la sangre. Esta causa puede ser debida a un factor cardiocirculatorio o a un factor pulmonar; tanto una hemoglobina defectuosa, incapaz de transportar el suficiente oxígeno, como una alteración en el bombeo de sangre (fallo cardíaco), llevarán a la adquisición de este tono azulado tan característico. Por otro lado, la disminución de oxígeno ambiental, de la frecuencia respiratoria o la alteración del sistema de intercambio alvéolo - capilar son también factores determinantes de la cianosis. Síntomas. La coloración azul se manifiesta particularmente en labios, orejas, punta de la nariz, pómulos y extremos de los dedos. DISNEA. La disnea, más que una enfermedad, es un síntoma de muchas enfermedades. El proceso de aparición es diferente según la causa subyacente: - Disnea respiratoria: puede ser producida por una estrechez en las vías aéreas que impida el paso libre de aire, bien sea el de inspiración, bien el de espiración, o bien, por alteración o lesión del tejido pulmonar, con repercusión en el sistema alvéolo - capilar. - Disnea nerviosa: esta disnea puede ser simplemente psicológica, y se presenta en individuos ansiosos o en neuróticos; no obstante puede existir un verdadero fallos orgánico, como es la parálisis de los músculos respiratorios o una alteración en los centros reguladores de la respiración (a nivel cerebral). - Disnea cardiaca: cualquier alteración cardiaca cursa con un ahogo más o menos acentuado, según la gravedad de la cardiopatía. - Disnea por alteración sanguínea: tanto una anemia grave como una acidosis (exceso de acidez en la sangre), pueden producir disnea. Síntomas. El signo determinante de la disnea (que en sí es un síntoma) es falta de aire o dificultad para espirar, apreciable por el propio paciente, y puesta de manifiesto por medio de una hiperventilación. TOS CRÓNICA La tos es la respuesta a la irritación de unos receptores que se encuentran en varios centros del aparto respiratorio. Estos receptores están, por ejemplo, en la garganta, la laringe, la tráquea y los bronquios; también se encuentran en los oídos, en el abdomen, e incluso en el corazón. La tos la podríamos visualizar como el perro guardián que avisa de la presencia de un intruso dentro de nuestro sistema respiratorio. De hecho, las sustancias que irritan los receptores de la tos generalmente son agentes infecciosos, como los virus, las bacterias y los hongos o los agentes alergénicos (sustancias que "disparan" la alergia). Esta tos tiene como intención desalojar del aparto respiratorio estos agentes. En la gran mayoría de las personas la tos es un mecanismo que utiliza el organismo transitoriamente mientras elimina los agentes infecciosos y se resuelve por sí sola entre los 7 y los 14 días después de iniciada. Si la tos persiste por más de 3 semanas se considerará tos crónica y debe ser evaluada por el médico. El examinará el estado de los senos paranasales, la garganta, los oídos, el corazón y los pulmones; igualmente evaluará la posibilidad de que el contenido del jugo gástrico se esté devolviendo del estómago a través del esófago (reflujo gastroesofágico) y esté irritando la garganta o los bronquios. También considerará la posibilidad de que el niño esté en un ambiente que no sea favorable por su condición de paciente alérgico. Existen varias características en la tos que el médico tiene en cuenta: Si es húmeda (es decir, que con la tos se expulsa material mucoide), seca, metálica, como de foca, como de perro, como una bocina, si el niño tiene náusea o vomita durante el acceso de tos, o si es tan prolongada que el niño se ahoga. Los sucesos que desencadenan la tos: el ejercicio, el sueño, el aire frío, el llanto, la risa, la exposición al humo, si aparece después de las comidas, etc. Causas: generalmente es el resfrío común (rinosinusitis viral) la razón de la tos y ésta se resuelve espontáneamente al cabo de 1 ó 2 semanas. Cuando el niño tiene tos crónica (ya habíamos anotado, la tos crónica es aquella que dura más de 3 semanas) usualmente el médico encuentra que es el asma, la rinitis o sinusitis alérgica las responsables. Otras causas que ocasionalmente encuentra son el reflujo gastroesofágico, la bronquitis crónica (especialmente en los adultos), las infecciones o los irritantes ambientales (el humo de leña, humo industrial, el humo del tabaco u otros irritantes del medio ambiente). Causas menos comunes son la presencia de un cuerpo extraño en el sistema respiratorio, los tumores, la fibrosis cística, las enfermedades cardíacas y enfermedades que afectan el sistema de defensa del cuerpo. La neumonía es responsable de los casos de tos asociada con fiebre, escalofríos y malestar general que usualmente obliga al médico a hospitalizar al enfermo para dar tratamiento con antibiótico intravenoso y soporte de enfermería. En los casos de tos crónica, el enfermo deberá someterse a una variedad de exámenes que el médico le solicitará para confirmar o descartar las enfermedades que anteriormente citamos. Entre las pruebas sugeridas están la radiografía del tórax, radiografía de los senos paranasales, tomografía axial computarizada (TAC) de tórax o de senos paranasales, pruebas de tuberculosis, pruebas de alergia (en piel), pruebas de la función pulmonar, endoscopia digestiva y mediciones del pH esofágico para considerar la posibilidad de reflujo gastroesofágico, exámenes de sangre; ocasionalmente broncoscopia, en la cual el médico introduce una sonda que revisa el estado de los bronquios, pruebas del sudor (para descartar casos de fibrosis cística), pruebas del esputo y electrocardiograma. Tratamiento: como ya habíamos anotado, la tos es un síntoma y una enfermedad, por ello el médico tratará de obtener un diagnóstico antes de comenzar el tratamiento. Si la causa de la tos es un problema de tipo alérgico, como en los casos de asma, rinitis o rinosinusitis alérgica, él sugerirá medicamentos que controlan el asma o suprimen los síntomas de la alergia respiratoria como los anti histamínicos y los aerosoles de esteroides inhalados. La tos a consecuencia de sinusitis o bronquitis aguda se trata con antibióticos. En los casos de tos a consecuencia del reflujo gastroesofágico el médico dará indicaciones precisas para evitar posiciones o alimentos que estimulan el reflujo como evitar el café, té, chocolate, alcohol, cigarrillo, jugos cítricos, elevar la cabecera de la cama de tal forma que exista una inclinación que impida al jugo gástrico regresar a la boca. Es relativamente usual encontrar que en los adultos la tos crónica es ocasionada por algún medicamento, como en los casos de pacientes hipertensos que toman medicamentos como el enalapril, captopril u otros de la misma familia farmacológica. Debe hacerse un cambio de las condiciones ambientales para aquellos casos de tos debida a irritantes ambientales (olores, polvo casero, etc.) NEUMONIA Se denomina neumonía, en general, a la inflamación del tejido pulmonar. Este término, sin embargo, se aplica más específicamente a inflamaciones que comprometen grandes áreas del pulmón, segmentos o lóbulos, y, por lo común, de manera más o menos homogénea. Puede desarrollarse predominantemente en los alvéolos (neumonía alveolar o genuina), o en el intersticio (neumonía intersticial o neumonitis), o en ambos (neumonía mixta o daño alveolar difuso). Las neumonías alveolares son inflamaciones predominantemente exudativas, mientras que las intersticiales suelen ser proliferativas o productivas. Las neumonías mixtas no están actualmente muy caracterizadas, pero en ellas es posible reconocer ambos componentes inflamatorios simultáneamente. Según causas las neumonías pueden ser: - Bacterianas - Viralesç - Por micoplasma o agente de Eaton - Por bedsonias (ornitosis, rickettsiosis) - Micóticas - Protozoarias (Pneumocystis carinii , Toxoplasma) - Por agentes fisico-quimicos (lipoides, parafina, radiaciones) - Inmunitarias (autoinmunitarias, alveolitis alérgica) RESFRIADO COMÚN El resfriado común, también llamado vulgarmente catarro o enfriamiento, es una infección vírica del aparato respiratorio, que normalmente cursa sin fiebre, y que se manifiesta con inflamación de las vías respiratorias, incluyendo nariz, senos paranasales, garganta, laringe e incluso traquea ybronquios. La abundante mucosidad con modificación en la viscosidad y composición del moco, los estornudos, la tos, el dolor de cabeza y el malestar general que suelen aparecer frecuentemente son consecuencia de las modificaciones inflamatorias propias de la infección viral. La aparición del resfriado común guarda una estrecha relación estacional, y se ha podido observar que aparecen tres picos de mayor incidencia a lo largo del año: uno en otoño coincidiendo con el inicio del curso escolar, otro hacia la mitad del invierno, y el último en primavera. CAUSA El resfriado común puede estar causado por una amplia variedad de virus, aunque los rinovirus, de los que existen más de cien variedades antigénicas, son los responsables de entre un 30 % y un 60 % de los casos. Otros virus frecuentemente asociados al resfriado son los virus paragripales (parainfluenza), los virus sincitiales respiratorios y los coronavirus. El tipo de virus predominante suele variar según la estación del año. Así, por ejemplo, los resfriados de primavera, verano y otoño están causados frecuentemente por picornavirus, mientras que los resfriados que aparecen al final del otoño y en invierno suelen ser infecciones de paramixovirus o mixovirus. Algunos tipos virales han sido asociados a síntomas más graves que otros, pero lo cierto es que el factor de mayor trascendencia para determinar la gravedad del proceso es la duración del periodo de incubación viral, que es variable, aunque viene a estar comprendido entre un mínimo de un día y un máximo de diez días, siendo lo más frecuente entre 24 y 72 horas. Los virus son transmitidos a través del contacto con objetos o partículas de saliva lanzadas al hablar o estornudar. Así pues, es un proceso que se contagia fácilmente. No se sabe claramente cuáles son los factores que predisponen a los individuos a resfriarse, ya que parece ser que el enfriamiento de la superficie corporal no da lugar por sí misma a la aparición de resfriados. Sin embargo, estos estados producen una vasoconstricción que provoca el descenso de la temperatura de la mucosa nasal, produciéndose una modificación de la mucosidad nasal que podría favorecer la entrada de los virus causantes del resfriado. Tampoco parece ser un factor determinante el estado de salud del individuo, ni siquiera su estado nutricional, o la existencia de amígdalas o vegetaciones hipertrofiadas. En cambio, parece que la fatiga excesiva, el estrés emocional, la existencia de alteraciones rinofaringeas alérgicas, o la fase intermedia del ciclo menstrual en las mujeres, sí son factores que pueden facilitar la infección. En general el resfriado común no provoca mayores complicaciones, aunque siempre se debe tener cuidado especial en ancianos, embarazadas y enfermos o personas debilitadas, en las que cualquier infección vírica por leve que sea, puede abonar el camino a infecciones bacterianas secundarias. SIGNOS Y SÍNTOMAS Tras el periodo de incubación, comienzan a aparecer molestias nasales con estornudos y rinorrea, esto es, mucosidad excesiva. También puede sentirse picor y dolor de garganta y malestar general. Quizás sea la congestión nasal el síntoma predominante: el exceso de mucosidad en las fosas nasales da lugar a congestión, que dificulta la respiración. La causa más frecuente de la congestión nasal es la inflamación de la delicada membrana mucosa que tapiza el interior de las cavidades nasales, y que da como resultado la producción aumentada de moco. Inicialmente esta mucosidad es un fluido claro y acuoso que posteriormente se puede transformar en un moco espeso y persistente que puede llegar a ser purulento, compuesto en su mayoría por células epiteliales muertas y glóbulos blancos. En esta situación, en general se acepta que estas secreciones mucopurulentas son el resultado de una infección bacteriana secundaria, pero esto no siempre es así. En algunas ocasiones, particularmente en los niños, puede aparecer dolor y sensación de bloqueo en los oídos. Esto se debe a un bloqueo de la trompa de Eustaquio que impide que la presión de aire dentro del oído se equilibre con la presión exterior. Si el proceso empeora, el oído medio se puede llenar de fluido, dando lugar a una otitis media, con dolor, que requiere un tratamiento establecido por el especialista. El resfriado común se considera una enfermedad afebril, pero en algunos casos puede aparecer fiebre de hasta 38-39 grados, sobre todo en lactantes y niños pequeños. Los síntomas del resfriado son muy similares a los de la gripe, aunque en esta última aparece fiebre y dolor de articulaciones, dejando al enfermo en una postración mucho mayor. RINITIS ALÉRGICA La Rinitis Alérgica (RA) ó alergia nasal es el padecimiento alérgico más frecuente, a cualquier edad. Se calcula que aproximadamente un 10 a 15 % de la población general la padece, y, en sí,es el padecimiento nasal más frecuente. Dependiendo de la intensidad, puede ser incluso incapacitante, ó puede disminuír la calidad de vida de la persona en forma significativa, aunque por sí mismo el padecimiento no es peligroso. ¿Qué es la Rinitis Alérgica? La RA es un padecimiento inflamatorio de la mucosa (membrana interna) y las estructuras internas de la nariz, de carácter crónico, ya sea intermitente ó recurrente, ó de forma continua, que sucede en personas de cualquier edad, pero que tiene una fuerte tendencia genética (heredable). Puede padecerse por períodos prolongados de la vida, ó por toda la vida. La causa de ése proceso inflamatorio es una reacción "aprendida" del organismo, por el contacto en la mucosa nasal con partículas protéicas, -generalmente innocuas para la mayoría -, lo que estimula la producción de ciertos anticuerpos, los anticuerpos "IgE", que son los responsables directos de la liberación de factores químicos pro- inflamatorios potentes (histamina, etc.) de los mastocitos (células de nuestro sistema de defensa). Una vez producidos y liberados éstos mediadores químicos en la mucosa nasal, son los causantes de todas las molestias de éste padecimiento. ¿Cuáles son sus síntomas? Sus síntomas son variados, pero predominan la rinorrea (escurrimiento de moco) hacia adelante ó por detrás de la nariz, hacia la garganta, la obstrucción ó congestión nasal, los estornudos frecuentes, habitualmente en accesos prolongados, y el prurito ó comezón nasal. Aunque éstos son los síntomas principales, es muy frecuente que se acompañe de una ó varias de las siguientes molestias: comezón de ojos, lagrimeo, intolerancia a la luz, dolor de cabeza en la zona fronto-nasal, resequedad de nariz, sangrado mínimo ó franco de las fosas nasales, costras de moco, comezón de oídos, sensación de oídos tapados, comezón de paladar y/ó de garganta, "carraspera", ardor de garganta matutino ó tos. Lo más frecuente es que se presente asociada a molestias significativas de los ojos, por lo que es mejor llamarla Rinoconjuntivitis Alérgica en ésos casos. También la gran mayoría de la gente que la padece, la sufre por períodos bien definidos del año (Estacional), y son menos los que la padecen en forma continua (Perenne). En la gran mayoría de los casos, se cuenta con antecedentes alérgicos en general por una ó ambas ramas familiares, esto es, la Rinitis Alérgica tiene una carácter hereditario ó genético bien definido. Más bien, lo que se hereda es la predisposición ó capacidad para crear alergias, de uno ú otro tipo. Sin embargo, eso no es todo, se necesita de la exposición repetitiva ó constante a partículas protéicas inhaladas ó ingeridas con características bioquímicas bien definidas, que llamamos alergenos, para que se inicie ó "despierte" el fenómeno de alergia. Entre los alergenos más frecuentes se encuentran los pólenes de zacates, de ciertos árboles, y de malezas; el polvo de casa, el epitelio (pelo) de animales, ácaros del polvo, esporas de hongos, partículas de insectos, ó inclusive algunos alimentos. La mayoría de los que padecen Riniti Alérgica son alérgicos a muchos de éstos alergenos. Tratamiento Este depende del grado ó intensidad, de si es estacional exclusivamente ó perenne, y de qué y de cuántos alergenos sean los responsables. Sin embargo, los tratamientos siempre incluyen medicamentos que supriman las molestias principales, como los antihistamínicos, que quitan la mayoría de las molestias y de los cuales existe una gran variedad, incluso frecuentemente se asocian a descongestivos para mejorar el efecto, sobre todo si predomina la obstrucción nasal. Dependiendo del caso, pueden usarse también anti-inflamatorios del tipo de los esteroides ó cortisonas, ya sea aplicadas directamente en la nariz ó por vía oral. Es importante recalcar que no recomendamos el uso de cortisonas inyectadas de alta potencia y de larga duración como tratamiento de ningún tipo de Alergia, debido a la alta posibilidad de efectos adversos serios a largo plazo. Además de los medicamentos, el tratamiento debe de incluír un control ambiental específico, esto es, debe de evitarse, en la medida de lo posible, el contacto con los alergenos responsables de su alergia, por lo que es necesario haberlos identificado perfectamente bien por medio de las pruebas especiales. Cuando los alergenos responsables son susceptibles de disminuírse significativamente, ó eliminarse por completo, se reduce al mismo tiempo la necesidad de uso frecuente ó continuo de medicamentos, y se puede evitar la necesidad de inmunoterapia. Esta forma de tratamiento se reserva para los que tienen alergias moderadas ó intensas a alergenos poco ó nada evitables (como los pólenes y el polvo de casa), y siempre y cuando el control de las molestias sea difícil, a pesar de tratamientos adecuados, ó cuando el pronóstico a largo plazo sea malo, según el conjunto de estudios alergológicos realizados. ¿Cómo funciona la Inmunoterapia? La inmunoterapia consiste en aplicar dentro de la piel aquellos alergenos a los que el individuo resultó alérgico, en forma de diluciones acuosas, por medio de inyecciones repetitivas, con una frecuencia sostenida, y en dosis lenta, pero progresivamente mayores, y por tiempo prolongado (generalmente por 3 años). Existen diferentes esquemas (en cuanto a frecuencia ó velocidad de incremento de dosis) aplicables, según sea el caso, esto lo tendrá que definir el especialista. Este sistema de tratamiento logra inducir cambios inmunológicos (producción de anticuerpos y células especializadas) que logran "bloquear" al final de cuentas la reacción alérgica natural que se tenía, con mayor ó menor grado de eficacia. En la mayoría de los casos el bloqueo es total y sostenido por muchos años ó por toda la vida, sin embargo existen casos en los que la desensibilización no es completa ó se tiende a perder en forma relativamente rápida. En general a mayor intensidad de alergia, son menores las posibilidades de una curación definitiva. Hablando en porcentajes, cuando la Rinitis inicia en la infancia, aproximadamente la mitad de los casos entrarán en remisión (se "curarán") antes de los 14 años de edad; sin embargo, más de la mitad volverán a tener síntomas en la edad adulta, de mayor ó menor severidad. Cuando la rinitis inicia en la edad adulta, generalmente ya no se quita (en forma natural). Otro aspecto importante a señalar, es que la Rinitis Alérgica, es sólo una de las formas de manifestarse de las alergias respiratorias, y que raramente es la única manifestación alérgica en ellas, pues frecuentemente se asocia a Conjuntivitis, problemas de Otitis Media, Sinusitis, crecimiento de Adenoides y Anginas, ó Asma Bronquial. De hecho, todos éstos padecimientos pueden ser realmente complicaciones de una alergia inicialmente nasal, a la que no se le ha hecho caso ó no ha recibido tratamientos suficientemente efectivos. La mayoría de la gente que padece Rinitis la tiene en grados relativamente leves y que no interfieren significativamente con sus actividades normales, sin embargo, en muchos casos, a pesar de no ser tan leve, tiende a minimizarse su importancia, ó se "aprende" a vivir con las molestias, y no se le dá importancia hasta que aparecen las primeras complicaciones serias, como los problemas de otitis y audición, las sinusitis, los problemas de las Anginas y Adenoides y el Asma Bronquial, que requieren de tratamientos más complicados (muchas veces quirúrgicos) y más costosos. Aproximadamente la mitad de los que padecen Rinitis Alérgica padecerán también de Asma Bronquial unos pocos, ó muchos años después del inicio de los síntomas nasales, por lo que, hasta cierto punto, puede prevenirse la aparición del Asma si se logra detener el proceso alérgico desde los primeros años CÁNCER DE PULMÓN El cáncer de pulmón es una de las enfermedades más graves y uno de los cánceres con mayor incidencia en el ser humano. El cáncer de pulmón es el responsable de los mayores índices de mortalidad a escala mundial. Es la primera causa de mortalidad por cáncer en el varón y la tercera, después del de colon y mama, en la mujer (En Estados Unidos a 2006 ya representa la primera causa de muerte por cáncer en mujeres) Cáncer Pulmonar No todos los casos de cáncer en el pulmón son causados por el fumar. Pero muchos sí lo son y de acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer (NCI, siglas en inglés), la mejor manera de evitar contraer cáncer pulmonar es dejando de fumar - o nunca comenzar a fumar. (Lea sobre "Dejar de Fumar") Nuestros pulmones nos permiten tomar oxígeno, el cual se necesita para todas nuestras células. También, cuando respiramos, los pulmones expulsan los residuos del dióxido de carbono. De los cánceres que empiezan en los pulmones, de acuerdo a la Asociación Americana Pulmonar, existen dos tipos básicos: cáncer pulmonar de células no pequeñas y cáncer pulmonar de células pequeñas. Cada clase o tipo crece y se difunde de diferente manera y es tratado diferente. Cáncer pulmonar de células no pequeñas La Asociación Americana Pulmonar indica que el cáncer en células no pequeñas es más común. Generalmente crece y se desparrama más despacio. Hay tres clases de cáncer pulmonar en células no pequeñas: - Tumor canceroso con célula escamosa (también conocido como tumor que contiene células epidérmicas). Adenocarcinoma - Tumor canceroso de células grandes Para el cáncer pulmonar en células no pequeñas, la opción de tratamiento depende primordialmente en el tamaño y lugar del tumor. La cirugía es la manera más común de tratar este tipo de cáncer pulmonar. La criocirugía es un tratamiento que congela y destruye tejidos cancerosos. Puede ser usado para controlar síntomas en las últimas etapas del cáncer pulmonar de células no pequeñas. La radioterapia y quimioterapia pueden también ser usadas para disminuir el progreso de la enfermedad y controlar los síntomas. Cáncer pulmonar de célula pequeña El NCI indica que el cáncer pulmonar de célula pequeña, el cual se le conoce también como cáncer de célula de avena, es menos común que el cáncer pulmonar de células no pequeñas. El cáncer pulmonar de célula pequeña crece mas rápido y es más probable que se desparrame a otros órganos del cuerpo. Por esta razón, cuando el cáncer pulmonar de célula pequeña es tratado, el NCI nos dice que los médicos la mayor parte del tiempo usan la quimioterapia. El tratamiento también puede incluir la radioterapia dirigida al tumor del pulmón o tumores en otras partes del cuerpo (como en el cerebro). La cirugía es también parte del tratamiento para algunos pacientes con cáncer pulmonar de células pequeñas. Causas y síntomas De acuerdo a los Institutos Nacionales de la Salud, el tabaco es la causa principal de cáncer pulmonar. La Asociación Americana del Cáncer (ACS, siglas en inglés) indica que más de 8 casos de 10 de cáncer pulmonar son causados por el fumar. No solamente con el cigarrillos. La ACS indica que los fumadores de cigarros y los fumadores con pipa tienen también un alto riesgo de contraer cáncer pulmonar. El número de años que una persona fuma, la cantidad fumada por día y con qué intensidad se inhala, son factores que afectan el riesgo de contraer cáncer pulmonar. Además, la ACS nos dice que la oportunidad de desarrollar el cáncer pulmonar se incrementa por el humo de segunda mano - exponerse al humo del aire cuando alguien está fumando. De acuerdo al NCI, hay otras cosas que se han vinculado también con el cáncer pulmonar: El radón es un gas radioactivo invisible, sin olor, sin sabor que ocurre naturalmente en la tierra y rocas. La gente que trabaja en minas puede ser expuesta al radón; también puede ser encontrado dentro de los hogares. El radón puede causar daño a los pulmones y a su vez causa cáncer pulmonar. Las fibras de asbestos que son usadas en algunas industrias, tienden a quebrarse fácilmente en partículas. Cuando las partículas son inhaladas, pueden adentrarse a los pulmones dañando células e incrementando el riesgo de cáncer pulmonar. Ciertos contaminantes del aire que ocurren con la quema del diesel y otros gases de fósiles han sido estudiados para encontrar una posible conexión con el incremento en el riesgo del cáncer pulmonar. Algunas enfermedades pulmonares, tal como la tuberculosis (TB), incrementa la oportunidad en una persona de desarrollar el cáncer pulmonar. El cáncer pulmonar se puede desarrollar en áreas del pulmón que están cicatrizadas de TB. Identificando los síntomas Cualquier persona que note tener los síntomas que pueden indicar la presencia del cáncer pulmonar debe ver al doctor de inmediato. La Asociación Americana Pulmonar indica que los síntomas pueden incluir: - Tos muy frecuente, especialmente cuando se tose sangre - Ronquera frecuente - Dolor de pecho - Respiración corta y silbante - Hinchazón del cuello y cara - Pérdida de apetito o fatiga Por supuesto que estos síntomas pueden ser también causados por otras condiciones, tales como la neumonía. (Lea sobre "Pulmonía/Neumonía") Es importante ver un doctor lo más pronto posible para un examen y evaluación. Si se detecta cáncer, las opciones en tratamiento, según la ACS incluyen: - Cirugía para remover el tumor y algunos de los tejidos alrededor del pulmón. Si alguna parte del pulmón es removido, la cirugía impartida se llama lobectomía. Si el pulmón completo se remueve, la cirugía que se usa se llama neumonectomía. - Quimioterapia- la cual puede ser usada sola o en conjunto con otros tratamientos. - Radiación- también puede ser usada sola o en combinación con la cirugía o quimioterapia. El corazón es el órgano principal del sistema circulatorio. Es un órgano musculoso y cónico situado en la cavidad torácica. Funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Su tamaño es un poco mayor que el puño de su portador. El corazón está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, llamadas aurícula derecha y aurícula izquierda, y dos inferiores, llamadas ventrículo derecho y ventrículo izquierdo. El corazón es un órgano muscular autocontrolado, una bomba aspirante e impelente, formado por dos bombas en paralelo que trabajan al unísono para propulsar la sangre hacia todos los órganos del cuerpo. Las aurículas son cámaras de recepción, que envían la sangre que reciben hacia los ventrículos, que funcionan como cámaras de expulsión. El corazón derecho recibe sangre poco oxigenada desde: • la vena cava inferior (VCI), que transporta la sangre procedente del tórax, el abdomen y las extremidades inferiores • la vena cava superior (VCS), que recibe la sangre de las extremidades superiores y la cabeza. La vena cava inferior y la vena cava superior vierten la sangre poco oxigenada en la aurícula derecha. Esta la traspasa al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide, y desde aquí se impulsa hacia los pulmones a través de las arterias pulmonares, separadas del ventrículo derecho por la válvula pulmonar. Una vez que se oxigena a su paso por los pulmones, la sangre vuelve al corazón izquierdo a través de las venas pulmonares, entrando en la aurícula izquierda. De aquí pasa al ventrículo izquierdo, separado de la aurícula izquierda por la válvula mitral. Desde el ventrículo izquierdo, la sangre es propulsada hacia la arteria aorta a través de la válvula aórtica, para proporcionar oxígeno a todos los tejidos del organismo. Una vez que los diferentes órganos han captado el oxígeno de la sangre arterial, la sangre pobre en oxígeno entra en el sistema venoso y retorna al corazón derecho. El corazón impulsa la sangre mediante los movimientos de sístole (auricular y ventricular) y diástole. Se denomina sístole a la contracción del corazón (ya sea de una aurícula o de un ventrículo) para expulsar la sangre hacia los tejidos. Se denomina diástole a la relajación del corazón para recibir la sangre procedente de los tejidos. Un ciclo cardíaco está formado por una fase de relajación y llenado ventricular (diástole) seguida de una fase contracción y vaciado ventricular (sístole). Cuando se utiliza un estetoscopio, se pueden distinguir dos ruidos: • el primero corresponde a la contracción de las aurículas cuando propulsan sangre hacia los ventrículos, y se debe al cierre de la válvula mitral; • el segundo corresponde a la contracción de los ventrículos cuando expulsan la sangre del corazón, y se debe al cierre de la válvula aórtica. Anatomía del corazón El corazón es un órgano musculoso hueco cuya función es bombear la sangre a través de los vasos sanguíneos del organismo. Se sitúa en la parte inferior del mediastino medio en donde está rodeado por una membrana fibrosa gruesa llamada pericardio. Esta envuelto laxamente por el saco pericárdico que es un saco seroso de doble pared que encierra al corazón. El pericardio está formado por un capa Parietal y una capa visceral. Rodeando a la capa de pericardio parietal está la fibrosa, formado por tejido conectivo y adiposo. La capa serosa del pericardio interior secreta líquido pericárdico que lubrica la superficie del corazón, para aislarlo y evitar la fricción mecánica que sufre durante la contracción. Las capas fibrosas externas lo protegen y separan. El corazón se compone de tres tipos de músculo cardíaco principalmente: • Músculo auricular. • Músculo ventricular. • Fibras musculares excitadoras y conductoras especializadas. Estos se pueden agrupar en dos grupos, músculos de la contracción y músculos de la excitación. A los músculos de la contracción se les encuentran: músculo auricular y músculo ventricular; a los músculos de la excitación se encuentra: fibras musculares excitadoras y conductoras especializadas. Localización anatómica El corazón se localiza en la parte inferior del mediastino medio, entre el segundo y quinto espacio intercostal, izquierdo. El corazón está situado de forma oblicua: aproximadamente dos tercios a la izquierda del plano medio y un tercio a la derecha. El corazón tiene forma de una pirámide inclinada con el vértice en el “suelo” en sentido anterior izquierdo; la base, opuesta a la punta, en sentido posterior y 3 lados: la cara diafragmática, sobre la que descansa la pirámide, la cara esternocostal, anterior y la cara pulmonar hacia la izquierda. Estructura del corazón De dentro a fuera el corazón presenta las siguientes capas: • El endocardio, una membrana serosa de endotelio y tejido conectivo de revestimiento interno, con la cual entra en contacto la sangre. Incluye fibras elásticas y de colágeno, vasos sanguíneos y fibras musculares especializadas, las cuales se denominan Fibras de Purkinje. En su estructura encontramos las trabéculas carnosas, que dan resistencia para aumentar la contracción del corazón. • El miocardio, es una masa muscular contráctil. el músculo cardíaco propiamente dicho; encargado de impulsar la sangre por el cuerpo mediante su contracción. Encontramos también en esta capa tejido conectivo, capilares sanguíneos, capilares linfáticos y fibras nerviosas. • El epicardio, es una capa fina serosa mesotelial que envuelve al corazón llevando consigo capilares y fibras nerviosas. Esta capa se considera parte del pericardio seroso. Morfología cardíaca El corazón se divide en cuatro cavidades, dos superiores o atrios o aurículas y dos inferiores o ventrículos. Las aurículas reciben la sangre del sistema venoso, pasan a los ventrículos y desde ahí salen a la circulación arterial. La aurícula y el ventrículo derecho forman el corazón derecho. Recibe la sangre que proviene de todo el cuerpo, que desemboca en el atrio derecho a través de las venas cavas, superior e inferior. La aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo forman el corazón izquierdo. Recibe la sangre de la circulación pulmonar, que desemboca a través de las cuatro venas pulmonares a la porción superior de la aurícula izquierda. Esta sangre está oxigenada y proviene de los pulmones. El ventrículo izquierdo la envía por la arteria aorta para distribuirla por todo el organismo. El tejido que separa el corazón derecho del izquierdo se denomina septo o tabique. Funcionalmente, se divide en dos partes no separadas: la superior o tabique interauricular, y la inferior o tabique interventricular. Este último es especialmente importante, ya que por él discurre el fascículo de His, que permite llevar el impulso eléctrico a las partes más bajas del corazón. Válvulas cardíacas Las válvulas cardíacas son las estructuras que separan unas cavidades de otras, evitando que exista reflujo retrógrado. Están situadas en torno a los orificios atrioventriculares (o aurículo-ventriculares) y entre los ventrículos y las arterias de salida. Son las siguientes cuatro: • La válvula tricúspide, que separa la aurícula derecha del ventrículo derecho. • La válvula pulmonar, que separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar. • La válvula mitral o bicúspide, que separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo. • La válvula aórtica, que separa el ventrículo izquierdo de la arteria aorta. Fisiología del músculo cardiaco Ciclo cardiaco Cada latido del corazón lleva consigo una secuencia de eventos que en conjunto forman el ciclo cardíaco, constando principalmente de tres etapas: sístole atrial, sístole ventricular y diástole. El ciclo cardíaco hace que el corazón alterne entre una contracción y una relajación aproximadamente 72 veces por minuto, es decir el ciclo cardíaco dura unos 0,8 segundos. Sístole Auricular Sístole Ventricular Para que exista paso de sangre de una cavidad a otra del corazón, la presión de la cavidad impulsora ha de ser siempre mayor que la de la cavidad receptora. • Durante la sístole auricular, las aurículas se contraen y proyectan la sangre hacia los ventrículos, si bien este paso de sangre es esencialmente pasivo, por lo que la contracción auricular participa poco en condiciones de reposo, sí que cobra importancia durante el ejercicio físico. Una vez que la sangre ha sido expulsada de las aurículas, las válvulas atrioventriculares entre las aurículas y los ventrículos se cierran. Esto evita el reflujo de sangre hacia las aurículas. El cierre de estas válvulas produce el sonido familiar del latido del corazón. Dura aproximadamente 0,1 s. En este momento el volumen ventricular es máximo, denominándose volumen de fin de diástole o telediastólico. • La sístole ventricular implica la contracción de los ventrículos expulsando la sangre hacia el aparato circulatorio. En esta fase se contrae primeramente la pared del ventrículo sin que haya paso de sangre porque hay que vencer la elevada presión de la aorta o de la arteria pulmonar; cuando esto se produzca tendrá lugar la eyección, la cual ocurre en dos fases, una rápida y otra lenta. Una vez que la sangre es expulsada, las dos válvulas sigmoideas, la válvula pulmonar en la derecha y la válvula aórtica en la izquierda, se cierran. Dura aprox. 0,3 s.Hay que decir que los ventrículos nunca se vacían del todo, quedando siempre sangre que forma el volumen de fin de sístole o telesistólico. • Por último la diástole es la relajación de todas las partes del corazón para permitir la llegada de nueva sangre. Dura aprox. 0,4 s. En el proceso se pueden escuchar dos ruidos: • Primer ruido cardíaco: cierre de válvulas tricúspide y mitral. • Segundo ruido cardíaco:cierre de válvulas sigmoideas (válvulas pulmonar y aórtica). Ambos ruidos se producen debido al cierre súbito de las válvulas, sin embargo no es el cierre lo que produce el ruido, sino la reverberación de la sangre adyacente y la vibración de las paredes del corazón y vasos cercanos. La propagación de esta vibración da como resultado la capacidad para auscultar dichos ruidos. Este movimiento se produce unas 70 a 80 veces por minuto. La expulsión rítmica de la sangre provoca el pulso que se puede palpar en las arterias radiales, carótidas, femorales, etc. Si se observa el tiempo de contracción y de relajación se verá que las atrios están en reposo aprox. 0,7 s y los ventrículos unos 0,5 s. Eso quiere decir que el corazón pasa más tiempo en reposo que en trabajo. En la fisiología del corazón, cabe destacar, que sus células se despolarizan por sí mismas dando lugar a un potencial de acción, que resulta en una contracción del músculo cardíaco. Por otra parte, las células del músculo cardíaco se "comunican" de manera que el potencial de acción se propaga por todas ellas, de tal manera que ocurre la contracción del corazón. El músculo del corazón jamás se tetaniza (los cardiomiocitos tienen alta refractariedad, es por eso que no hay tétanos) El nodo sinusal tiene actividad marcapasos, esto significa que genera ondas lentas en el resto del tejido sinusal. La banda miocárdica ventricular Gracias al estudio del médico valenciano Francisco Torrent y Guasp se ha podido conocer mejor, la formación (en términos evolutivos), y funcionamiento a nivel mecánico del corazón. El doctor Torrent y Guasp descubrió, gracias a sus investigaciones, que la parte ventricular del corazón era una banda con continuidad muscular que se replegaba sobre ella misma en forma de hélice durante el desarrollo embrionario, esto es, que el corazón es un músculo enrollado sobre si mismo Excitación cardíaca Sistema cardionector Ilustración del corazón humano. Corazón y venas principales. El músculo cardíaco es miogénico. Esto quiere decir que, a diferencia del músculo esquelético, que necesita de un estímulo consciente o reflejo, el músculo cardiaco se excita a sí mismo. Las contracciones rítmicas se producen espontáneamente, así como su frecuencia puede ser afectada por las influencias nerviosas u hormonales, como el ejercicio físico o la percepción de un peligro. La estimulación del corazón está coordinada por el sistema nervioso autónomo, tanto por parte del sistema nervioso simpático (aumentando el ritmo y fuerza de contracción) como del parasimpático (reduce el ritmo y fuerza cardiacos). La secuencia de las contracciones es producida por la despolarización (inversión de la polaridad eléctrica de la membrana debido al paso de iones activos a través de ella) del nodo sinusal o nodo de Keith-Flack (nodus sinuatrialis), situado en la pared superior de la aurícula derecha. La corriente eléctrica producida, del orden del microvoltio, se transmite a lo largo de las aurículas y pasa a los ventrículos por el nodo auriculoventricular (nodo AV o de Aschoff-Tawara) situado en la unión entre los dos ventrículos, formado por fibras especializadas. El nodo AV sirve para filtrar la actividad demasiado rápida de las aurículas. Del nodo AV se transmite la corriente al fascículo de His, que la distribuye a los dos ventrículos, terminando como red de Purkinje. Este sistema de conducción eléctrico explica la regularidad del ritmo cardíaco y asegura la coordinación de las contracciones auriculoventriculares. Esta acti
More Less

Related notes for APSC 1113

Log In


OR

Join OneClass

Access over 10 million pages of study
documents for 1.3 million courses.

Sign up

Join to view


OR

By registering, I agree to the Terms and Privacy Policies
Already have an account?
Just a few more details

So we can recommend you notes for your school.

Reset Password

Please enter below the email address you registered with and we will send you a link to reset your password.

Add your courses

Get notes from the top students in your class.


Submit